jueves, 25 de julio de 2013

La autoedición: E-ditaloContigo

Como las preguntas seguían acosándome a todas horas, me planteé las posibles opciones para poder ver editado El Deseo y la Palabra, y las opciones eran (y siguen siendo para cualquier escritor) seguir uno de los tres caminos más habituales: presentación a concursos literarios, contactar con una editorial "al uso" y la autoedición.

Inicialmente estuve una temporada presentándome a algunos concursos literarios, la verdad que es un mundo complicado, donde la competencia es grande porque a los concursos se presentan tanto escritores noveles, como grandes escritores ya consagrados, con lo cual es muy difícil ganar estos premios, igual que debe ser superdifícil ser jurado en los mismos ya que, supongo, la calidad de las obras presentadas será enorme. Evidentemente no gané ninguno de ellos, aunque de todo se aprende, entre otras cosas ya sé cuál es el funcionamiento de estos concursos y por otro lado pude conocer la web www.escritores.org, en la que te mantienen completamente informado de todas las convocatorias de concursos que están en activo, como de las ya pasadas, y también ofrecen consejos y recursos para escritores.

Tras recorrer el camino "a", decidí pasarme al camino "b", y ponerme en contacto con varias editoriales de las más diversas características por si alguna de ellas pudiera estar interesada en el poemario. Consideré que siendo un escritor novato, lo más lógico era ponerme en contacto con editoriales más pequeñas, más "familiares" e independientes, donde quizá la obra pudiera encajar más.
En este camino las experiencias fueron de lo más variadas. La respuesta más común por parte de las editoriales fue el silencio, ni un "gracias por ponerte en contacto con nosotros", simplemente un silencio que no sabes lo que significa. Alguna editorial que tuvo a bien contestarme me puso al corriente de lo complicado de la edición literaria en los tiempos que estamos viviendo, más aún si se trata de poesía, lo cual ya me puso los pies en la tierra para hacerme ver que la situación era (y es) complicada.

Y así llegué al mundo de la autoedición. Sin embargo las cosas ocurren siguiendo un cauce que ellas mismas tienen claro, a pesar que nosotros pensemos que se trata de azar.

Mi llegada al mundo de la autoedición fue "curiosa" por llamarlo de alguna manera: estando, este Julio de 2013, unos días de descanso en San Sebastián, recibí un correo electrónico de Dña. Mili Hernandez, copropietaria de la libreria Berkana y copartícipe de la editorial Egales, que tuvo el grandísimo detalle de explicarme cómo estaban las cosas en el mundo editorial y me hizo el grandísimo favor de ponerme en contacto con los que hoy son "mis" editores: se trata del equipo de E-ditaloContigo, con los que voy a tener el privilegio de sacar mi poemario a la luz.

Cuando uno oye la palabra autoedición piensa (o eso pensaba yo) en un proceso cuasi-industrial, realizado por uno mismo y cuyo resultado es un número x de ejemplares en una caja que recibes en tu casa y con los que tienes tú que gestionar todo como puedas.Ya me veía yendo con los libros a la espalda de librería en librería para ver quién estaría interesado en El Deseo y la Palabra. Sin embargo no es así, o al menos con E-ditaloContigo no es así.

E-ditaloContigo es una editorial que se encarga de gestionar todo lo que tiene que ver con la edición y publicación de una obra literia: desde la valoración del poemario hasta su presentación y distribución (una de mis mayores preocupaciones), dando a la autoedición el halo de familiaridad y de apoyo que necesitamos los que nos estamos iniciando en este mundo. Por lo tanto lo que este equipo hace es edición pura y dura (y de la buena).
El trabajo de Paco Melero y Nieves Guerra (encargados del Departamento de Edición y Corrección y Diseño y Maquetación respectivamente) es impresionante, les gusta lo que hacen y se nota (y eso al escritor le da la tranquilidad de estar en buenas manos).
Si a Mili Hernández tengo que agradecerle que me pusiera en contacto con ellos, a Paco y a Nieves tengo que agradecerles todo el trabajo que están realizando, toda la ilusión que están poniendo en este sueño y, sobre todo, tengo que agradecerles el haber creído en que El Deseo y la Palabra merecía ver la luz y salir a la calle.

Durante todo el mes de Julio hemos intercambiado un gran número de correos electrónicos y varias llamadas de teléfono para poner en común todas las cuestiones relacionadas con corrección ortotipográfica, estilística, diseño de portada, del interior del libro, etc. para llegar al punto en el que hoy nos encontramos: El Deseo y la Palabra está a punto de entrar a imprenta y, presumiblemente, para el mes de Septiembre hagamos la presentación oficial del libro, aunque para eso todavía nos quedan cosas por rematar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario