lunes, 23 de septiembre de 2013

Presentación Oficial en Cervantes y Compañía

El tan ansiado 21 de Septiembre llegó con el cambio de estación, al menos en teoría, porque en Madrid lucía un sol radiante y hacía un calor bastante fuerte, lo que es preferible a que llueva.

Aunque estabamos en Madrid desde el viernes, pensaba que la mañana del sábado iba a ser el peor momento, que se me haría eterno, y que hasta las seis de la tarde me podría dar un ataque; pero no fue así, la mañana fue de lo más tranquila y fluída, visitando los lugares comunes que siempre que voy a Madrid no faltan: fnac, casa del libro, plaza mayor, callao, y tomando una caña por callao llegaron unos amigos de Navarra, con los que comimos.

A las seis de la tarde ya estaba en la puerta de Cervantes y Compañía, donde, por fin conocí a Paco y a Nieves, "mis" editores, a los que desde aquí, una vez más, quiero agradecer todo el trabajazo que han hecho con El Deseo y la Palabra, pero también su gran altura humana, la calidez del trato y el cariño con el que me han tratado.
Y allá, en el escaparate de Cervantes y Compañía, estaba esto...

... un pantallón de plasma anunciando la presentación, y ahí comencé a sentir vértigo.
Tras conversar un poco acerca de cómo plantear la presentación, empezamos a ver cómo poco a poco comenzaban a llegar los asistentes: amigos y conocidos tanto de Paco y Nieves, como míos y también personas convocadas por los dueños de Cervantes y Compañía. En este punto tengo que agradecer a todos los amigos de toda la vida que, desde muchas partes de España, estuvieron arropándome en este momento tan importante, y sí, voy a atreverme a nombrarlos a todos: Javier, Carmen, Aurora, Diego, Almudena (y los peques), Javier, María, Ana, Beatriz, Eliseo, Fran, Iñaki, Belen, Adrián, David, Antonio, Carmen, Ana, Javier, Félix, Carmen.
También tengo que agradecer los ánimos y las sonrisas de Angy y Víctor, acompañantes más que necesarios en este momento tan importante para todos.
Y también, evidentemente, se sintieron muy, muy cerca, los ánimos de los que no pudieron venir a acompañarnos, pero, como dice una gran amiga, no verse no significa no sentirse.
 

Y las siete comenzó todo... con un nudo de nervios en el estómago me disponía a presentar a "mi hijo" al mundo, y fue algo muy especial, familiar, espontáneo, mágico, emocionante, inexplicable y, en cierto aspecto, imposible de expresar.
Tras una breve presentación por parte de Paco, y mientras Nieves grababa todo, expliqué lo que es El Deseo y la Palabra, lo que ha supuesto para mí, de dónde viene... y lo feliz, realizado y nervioso que estaba en ese momento; y también leímos algunos de los poemas que están en el libro.
Acabada la presentación, que duraría una media hora, continuamos con un vino español y pude charlar con muchos de los asistentes, con Óscar y María (dueños de la librería), firmar unos cuantos libros (21!!!!) y terminar cerrando casi la librería.

Tras eso, nos tomamos una copa, charlando con los amigos que pudieron quedarse y acabamos cenando unos pinchos en Malasaña, aprovechando la noche veraniega que nos estaba brindando el comienzo del otroño.
A la una estaba en cama, agotado, agradecido con el cosmos y repitiéndome "he escrito un libro y lo he publicado", quizá como forma de darme cuenta que es real.

5 comentarios:

  1. Finalmente me llegó el aviso de la publicación de tu nueva entrada a las 4:30am. Parece que sí funciona lo de suscribirse pero pueden tardar unas horas en mandar el aviso.

    ResponderEliminar
  2. Iba a leer la entrada mañana pero no pude dejarlo. Así que aquí me tienes leyendo la entrada cerca de la una de la mañana.
    Me alegro mucho que todo haya salido excelentemente y espero que ésta sea la primera de muchas presentaciones. Me encantó leer la entrada y sentir la alegría y el orgullo con que barras todo. Tuvo que ser una suerte para todos los asistentes poder estar allí.
    Ya sabes que a nosotros también nos gustaría haberte acompañado, pero los km hicieron que sólo estuviésemos en alma.
    Un abrazo desde República Checa.
    Roi

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Álvaro, por tus palabras generosas y por la oportunidad de haber trabajado contigo en esta edición. Desde la editorial estamos realmente satisfechos con el resultado de la edición de tu libro, que no hubiera sido posible de tu constante colaboración y empeño. Nieves Guerra y Paco Melero. EDITORES.

    ResponderEliminar
  4. Ya siento haberte hecho alargar la noche para leer estas aventuras... La verdad que estoy muy, muy contento de cómo se dio todo, y de todas las emociones vividas (a fin de cuentas ese es el material del que parto para escribir :P)
    Evidentemente, a muchos que queríais venir, pero no os era posible, se os sintió muy cerca, de hecho voy a cambiar la entrada porque merecéis ser citados de alguna forma.
    Gracias por seguir ahí.

    ResponderEliminar
  5. Mil Gracias a vosotros, Paco y Nieves.

    ResponderEliminar