lunes, 11 de noviembre de 2013

No sólo sino también

Hola a todos

Esta entrada no informa de nada nuevo, más bien se trata de una reflexión "a cara descubierta" de lo que es El Deseo y la Palabra, lo que supone para mí como autor y lo que puede suponer para los lectores.
Todo esto viene por un comentario emotivo, y muy acertado, que un amigo ha hecho del poemario y que os pongo acá:

"...Estoy leyendo tu libro aleatoriamente, saltando de poema en poema y me gusta, lo digo honestamente. Y, en casi todo lo que he leído, creo que se puede ver representada cualquier persona, independientemente de su orientacción sexual..."

Como comenté en alguna de las primeras entradas, El Deseo y la Palabra es un poemario de contenido fundamentalmente amoroso, aunque hay cabida para otros temas, pero todos vistos desde ese prisma y desde la convicción profunda que Deseo y Palabra son antónimos, pero a la vez complementarios y necesarios para existir.

Tal como quedó escrito en la nota de prensa, considero que el público homosexual puede ser un destinatario de este poemario porque hay poemas en los que el amor entre personas del mismo sexo es el protagonista evidente y explícito (y me he dado cuenta que, en proporción son los menos numerosos), porque esta es mi realidad, es lo que vivo y esto es lo que hace que el libro pudiera ser etiquetado como un "poemario homosexual" (y dado que siempre vamos a ser etiquetados, prefiero hacerlo yo), como ejemplo valga un poema:

ORIGEN DEL MUNDO
Al contemplarte dormido
me siento como el Hombre
si pudiera ver el origen del mundo:
Me sorprende tu equilibrio,
me emociona tu belleza,
me fascina la calma
de tu respiración profunda,
y la paz de tu rostro.
Envidio a la sombra
que crea caprichosas formas
en la serenidad tensa
de tu esculpida musculatura.
Enmudezco ante tal espectáculo,
pues no hay palabra ni lenguaje
para plasmar la perfección,
e intentarlo sería
solamente hablar de ti:
Es imposible ser más redundante.
 

Pero, sin embargo, hay otros poemas en los que lo implícito es el amor per se independientemente de su objeto o plasmación, y por lo tanto aplicable a cualquier ser capaz de sentir, como en el poema V, de "Reinterpretando las fases de Duelo en 19 versos":



V ACEPTACIÓN
Reconozco que te quiero
y al hacerlo tengo
todo lo que el Universo puede darme.



Así pues, ante la pregunta ¿Es El Deseo y la Palabra un poemario exclusivamente homosexual?.
La respuesta es bien clara: NO SÓLO SINO TAMBIÉN.
Homosexual puede ser el escritor, la perspectiva desde la que escribe, algunos de sus puntos de partida, algunas de sus motivaciones o de sus referencias... pero El Deseo y la Palabra es un libro inclusivo porque todos deseamos, sin excepción alguna y muchas veces sorprendiéndonos de quién es el objeto de nuestro deseo.
Por eso cualquier persona que lea este libro puede sentirse identificada con lo que en él se dice: bien por ser capaz de trasladar a su esfera personal lo leído; bien porque se sienta identificado, por sentir empatía con el escritor, o bien por un gran etcétera que es independiente de orientaciones sexuales.

Nada más.
Un saludo

No hay comentarios:

Publicar un comentario